Reproducción de los peces

La cría de peces es una actividad emocionante para el aficionado experimentado que quiere ir más allá. Para que los peces quieran reproducirse bien en el acuario, es imprescindible que las condiciones de vida sean perfectas (agua, plantas, iluminación, decoración…) y por tanto requiere tener una buena experiencia. También se debe tener en cuenta que algunos peces nunca se han reproducido en el acuario, probablemente porque las condiciones en cautiverio son demasiado diferentes a las del hábitat natural. Por lo tanto, es ilusorio querer reproducir estos peces a menos que uno se haya convertido en un experto en acuarios.

Hay muchos peces que podemos criar con bastante facilidad. La familia Poecilidae es ideal: Guppy (Poecilia reticulata), Black-molly (Poecilia shenops), Xiphos (Xiphophorus helleri), Platys (Xiphophorus variatus)… No obstante, cabe señalar que una vez realizada la reproducción, se debe ser capaz de cuidar a los alevines (alimentarlos con comida adecuada, evitar que sean devorados por sus padres u otros peces grandes, etc.). Generalmente es más fácil tener uno o más acuarios para facilitar la tarea de reproducción.

Lo que nos lleva al siguiente hecho: empezar a interesarse de cerca en la reproducción de peces requiere tiempo, experiencia, espacio y dinero (para acuarios de cría), pero es una actividad muy interesante.

La reproducción

Primer requisito

Primera condición obvia pero imprescindible: para tener posibilidades de poder reproducir a nuestros peces, debes estar seguro de tener una pareja (macho y hembra) lo que requiere saber diferenciarlos. La determinación de los sexos es sencilla para un buen número de especies. El macho es fácil de distinguir de la hembra por la observación del dimorfismo sexual: color, tamaño, forma. Sin embargo, en algunas especies, estos caracteres no existen o aparecen solo en el animal adulto. Por lo general, los peces que se ofrecen a la venta son jóvenes y, por lo tanto, sexualmente indistinguibles. El único proceso que permite entonces permitir su reproducción es el recurso a las probabilidades.

La primera observación obvia es que cuanto más aumenta el número de individuos, mayores son las posibilidades de tener una pareja. A partir de 10 individuos podemos estar casi seguros de tener una pareja. Este sistema estadístico es un proceso fácil de implementar con efectivo económico. Por ejemplo, por unos 100 francos (15 euros) podemos conseguir 10 cardinalis. Por otro lado, la compra de 10 discos jóvenes equivale a un préstamo de inversión de 3000 francos (460 euros). El costo de compra es prohibitivo sin contar el mantenimiento del disco hasta la edad adulta. Por lo tanto, este método no es viable con especies caras. Puede ser más interesante, en tales casos, compre más caro un par adulto con dimorfismo evidente. Por ejemplo, la compra de una pareja de reproductores adultos a 1000 francos (150 euros) cada uno representa «sólo» 2000 francos (305 euros) de inversión.

Queda claro, a través de estos ejemplos, que las leyes estadísticas que hemos visto anteriormente, se pueden utilizar de manera diferente según el valor de compra de los individuos juveniles y adultos, y las consideraciones prácticas (su tamaño adulto, el lugar disponible, su comportamiento intraespecífico, etc.).

Segundo

Segunda condición importante: el entorno de vida de los peces en su acuario debe ser lo más parecido posible a sus condiciones de vida naturales. El agua debe estar muy cerca de su entorno original, lo mismo para iluminación, plantas y escondites. Si conseguimos que nuestros peces se sientan como en casa, la apuesta de cría suele estar ganada.

Debe saber que incluso si ha hecho lo mejor que ha podido y parece que se cumplen todas las condiciones necesarias, puede haber fallas. Todos los acuaristas que han probado la experiencia de cría se han enfrentado a varios fracasos. Por eso es importante perseverar.

En breve…

Podemos resumir los puntos importantes para tener la mejor oportunidad de criar peces con éxito:

  • Debes tener un macho y una hembra.
  • Los peces están sanos.
  • Debes tener un macho y una hembra.
  • El pez debe tener suficiente espacio.
  • Los pescados se mantienen a la temperatura adecuada.
  • Los peces están en el agua correspondiente a sus necesidades.
  • Están adecuadamente iluminados.
  • Se mantienen en un acuario limpio.
  • Los peces se benefician de la plantación que les conviene.
  • Los peces tienen suficientes refugios a su disposición.

Finalmente, sepa que, en términos de reproducción, clasificamos a los peces en diferentes categorías:

  • Óvulos ovulíparos que ponen (huevos no fertilizados).
  • Los ovíparos expulsan los huevos fertilizados durante el desove.
  • Las ovovíparas dan a luz pequeños peces, un modelo reducido de sus padres.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.