Acuario filtrando agua

Filtración del acuario

El propósito de este capítulo es presentarle los diferentes tipos de filtración posibles para los acuarios de agua dulce. Para darse cuenta de la efectividad de cada solución, se presentan desde la menos efectiva hasta la más efectiva. Está claro que, a menudo, cuanto más eficiente es un filtro, más caro es. No obstante es un punto de nuestro equipamiento, como es la calidad de la iluminación (ver ficha correspondiente), que no debe ser descuidado so pena de graves problemas de calidad del agua.

El papel del filtro

Recordemos rápidamente la función de un filtro: su objetivo principal es limpiar el agua de partículas en suspensión (desechos orgánicos u otros) y degradar rápidamente cualquier materia orgánica. No olvides que los peces viven en el vacío, el agua está constantemente cargada de excrementos de peces pero también de restos de comida, trozos de plantas que se pudren, etc… Estos elementos orgánicos se descomponen más o menos rápidamente en amoníaco muy peligroso para los peces.

Para evitar la degradación de esta agua, se debe renovar continuamente, lo que rara vez es posible, en este contexto, el filtro ayuda a espaciar al máximo los cambios de agua. Su finalidad es degradar toda la materia orgánica a gran velocidad y transformar el amoníaco en nitratos. Los filtros se basan en dos grandes principios: retener las partículas en suspensión (filtración mecánica) y degradar la materia orgánica a través de bacterias (filtración biológica). Finalmente, el filtro también se puede utilizar en caso de necesidad (temporal) de un filtro químico: Carbón activado (para eliminar residuos de medicamentos), turba (para cambiar la naturaleza del agua y/o su pH), …

Por lo tanto, está claro que el filtro permite retrasar los cambios de agua pero en ningún caso eliminarlos. Un cambio del 10% del agua cada 8-15 días (dependiendo de si el tanque está superpoblado o poblado de grandes peces contaminantes como los cíclidos) sigue siendo absolutamente imprescindible para eliminar los nitratos que se acumulan en el agua. De hecho, los filtros convencionales no degradan (o degradan poco) los nitratos que, en altas dosis, resultan fatales para los peces.

Pero antes de abordar el problema de los diferentes tipos de filtros, presentaremos rápidamente los principales materiales de filtración que se utilizarán en estos filtros. Es obvio que el tipo de filtro no es el único elemento de la calidad de la filtración, los materiales de filtración también son fundamentales. Atención, lea el manual del filtro que desea utilizar: indica precisamente la naturaleza (y el orden) de los materiales de filtración.

Filtrar materiales

Por último, también existen cubos o esferas (a menudo de color negro) divididos en finas tiras que, al igual que los cilindros de cerámica, ofrecen una gran superficie de colonización para las bacterias. La orientación de las lamas también permite una importante oxigenación del agua (y por tanto la activación de bacterias).

Los diferentes tipos de filtros

El filtro de arena

Una rejilla cubierta con guata de perlón colocada debajo de la arena (en toda la superficie del acuario) aspira el agua mediante una bomba. El material del filtro es arena (y guata de perlón). Es un sistema sencillo adecuado para acuarios pequeños. La ventaja es ofrecer todo el suelo como un espacio completo de colonización de bacterias. Por otro lado, el suelo tiende a ensuciarse rápidamente y requiere una limpieza diaria de la arena. Limpiar el sistema es complicado ya que teóricamente tienes que quitar toda la arena para limpiar el filtro… Algunas plantas realmente no aprecian el flujo constante de agua a través de sus raíces. Por lo tanto, no se recomienda este tipo de filtro.

El filtro interno compacto

Este pequeño filtro es bastante discreto: Generalmente de forma cilíndrica y provisto de ventosas, se coloca sumergido contra una de las paredes del acuario. Los medios filtrantes generalmente están hechos de espuma, a veces complementada con un cartucho de carbón activado. El bajo caudal de la bomba y su baja superficie de filtración reservan este filtro para acuarios pequeños (80L máximo). La naturaleza de los medios filtrantes que se pueden utilizar con este tipo de filtros dificulta la instalación de la colonia de bacterias necesaria para el establecimiento del ciclo del nitrógeno.

El filtro biológico interno o tanque de sedimentación

Este es uno de los filtros más comunes, generalmente consta de tres compartimentos: el agua aspirada entra por el primer compartimento donde se encuentra el calentador de agua, luego pasa a un compartimento donde se instalan los medios filtrantes. Finalmente el agua pasa al último compartimento donde se sumerge la bomba. La ventaja de este tipo de filtro es que hay mucha libertad para elegir las masas filtrantes según las necesidades.

El filtro externo

El filtro externo utiliza los mismos principios que el tanque de sedimentación pero sin las desventajas de espacio y apariencia. Por otro lado, requiere tener un mueble que pueda acomodar este filtro externo que suele ser bastante grande. Su mayor accesibilidad permite un mantenimiento más sencillo. Es muy adecuado para tanques grandes (600L o más) o para tanques que requieren muy buena filtración porque están habitados por grandes contaminantes (pecera de cíclidos, por ejemplo).

El filtro semihúmedo

El filtro semihúmedo es el mejor de los filtros descritos en este libro. Es más complejo de fabricar e instalar que otros filtros pero ofrece una capacidad ideal de degradación de residuos orgánicos. Su principio es oxigenar el agua para activar al máximo el trabajo de las bacterias. Por lo tanto, es especialmente adecuado para acuarios grandes (600 L como máximo) y/o acuarios muy poblados o acuarios poblados por peces grandes y altamente contaminantes (por ejemplo, cíclidos). La principal dificultad para instalar un filtro semihúmedo es que apenas existen listos para usar (excepto en Eheim). Por lo tanto, es recomendable hacerlo usted mismo o encargarlo a medida.

Tratamientos complementarios de agua

Denitradores

Como hemos visto, el producto final de la degradación de la materia orgánica da lugar a los nitratos. Estos nitratos no son eliminados adecuadamente por los filtros que acabamos de ver. Existe un filtro complementario a los filtros anteriores: el Denitrator. Se basa en el principio de hacer que las bacterias trabajen en un ambiente pobre en oxígeno (exactamente lo contrario de lo que hacen los filtros convencionales) lo que puede llevar, bajo ciertas condiciones, a obligar a las bacterias a degradar los nitratos para producir gas nitrógeno (inofensivo). Pero estos filtros son muy controvertidos y me parece útil mantener la cautela sobre el tema.

Esterilizadores UV

Los esterilizadores UV altamente eficientes destruyen todos los patógenos contenidos en el agua, así como la mayoría de las esporas de algas. Por lo tanto, son un medio eficaz para prevenir la propagación de enfermedades y la proliferación de algas.

Enfriadores

En el verano, la temperatura del agua del tanque puede convertirse en un problema, por lo que es posible obtener un enfriador diseñado específicamente para la acuariofilia. Cabe señalar que esta solución es la solución definitiva porque estos dispositivos son muy caros (fácilmente cuente 760 euros para el primer modelo). Aparte de esta lujosa solución, es posible quitar la galería y colocar un pequeño ventilador cerca de la superficie del agua para facilitar la evaporación (¡y por lo tanto el enfriamiento!), o hacer tú mismo un enfriador con una nevera vieja.

Consejos de mantenimiento

Hemos visto anteriormente que el agua del acuario debe cambiarse regularmente, lo mismo ocurre con los medios de filtración. En primer lugar, consulte el manual de su filtro para tener consejos sobre el mantenimiento de este último y su medio filtrante. La información dada aquí no reemplaza la de las instrucciones para su filtro. Se recomienda limpiar los medios filtrantes con regularidad (frecuencia aproximada de 1 a 4 semanas según su estado): basta con enjuagar con agua limpia (y tibia). Limpie solo la mitad de los medios filtrantes cada vez (para no destruir demasiadas bacterias útiles). Solo se pueden limpiar espumas de perlón y guatas (no se trata de limpiar cerámica o carbón activado, por ejemplo). Si es posible, no limpie el filtro al mismo tiempo que cambia el agua (para proteger las colonias de bacterias). La guata de perlón se cambia (parcialmente) aproximadamente cada tres a seis meses.

Consejos de compra

Sin embargo, se deben tener en cuenta los siguientes puntos:

  • Se debe respetar una diferencia de altura de entre 1 m y 1 m 20 entre la base del filtro y el nivel del agua del acuario.
  • La limpieza del filtro no debe hacerse con demasiada frecuencia y se recomienda limpiarlo cada 6 a 8 meses como máximo.
  • Este filtro no realiza filtración mecánica en absoluto. Por lo tanto, es necesario utilizar este filtro además de un filtro tradicional o instalar un pequeño filtro mecánico interno.
  • El calentador es ultraeficiente: conexión a tierra, protección contra sobrecalentamiento, termostato digital preciso, … pero no necesariamente lo suficientemente potente como para calentar toda el agua del acuario.
  • No dudes en sobredimensionar el filtro en relación al tamaño del acuario porque el sistema de ondas reduce el caudal medio.
  • Finalmente, el filtro alcanza su máxima capacidad de filtración después de dos meses.

Publicaciones Similares

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.