Primer plano pez acuario

Morfología de los peces

La acuariofilia es un hobby completo: requiere una montaña de conocimientos en diferentes campos: la biología de los peces es uno de ellos. Su estudio nos permitirá conocer mejor a los huéspedes de nuestros acuarios y sus necesidades. También será de gran ayuda para adivinar el comportamiento, los hábitos alimenticios y las necesidades simplemente mediante un examen cuidadoso del cuerpo del animal.

La forma del pez

La forma del cuerpo de los peces nos brinda información valiosa sobre su forma de vida. Así, según su aspecto, y sin saber nada más, es posible adivinar si se trata de un pez:

  • Tranquilo (forma rechoncha, aplanado lateralmente).
  • Inquieto (cuerpo esbelto y aerodinámico).
  • Superficie (dorso bastante plano).
  • Básico (vientre plano).
  • De un pez delicado (forma especial o inusual).
  • Necesita muchos escondites (cuerpo de serpiente adecuado para moverse en terrenos con muchos obstáculos).

Aletas

Las aletas de los peces son membranas estiradas entre los rayos duros o blandos. Son móviles y sus radios están articulados. Su forma y número varían según la especie y según las variedades naturales o reproducidas en cautividad por selección (como el guppy por ejemplo). Hay diferentes tipos de aletas:

  • Las aletas emparejadas (o simétricas) son: la pectoral ubicada detrás del opérculo, la pélvica ubicada debajo del vientre.
  • Las extrañas aletas.
  • Las aletas dorsales (una o dos según la especie) situadas en la espalda.
  • La aleta caudal ubicada en la cola del animal.
  • La aleta anal ubicada detrás del ano.

La boca

La forma de la boca del pez también es muy interesante. Aquí hay algunas formas características:

  • Una boca hacia abajo indica que es un pez excavador de suelo: herbívoro o aficionado a las larvas y pequeños insectos escondidos en el sedimento. Es en este caso una arena con bordes no cortantes que no dañará a los peces.
  • Una boca que apunta hacia arriba indica un pez carnívoro al que le gusta atrapar insectos en la superficie del agua.
  • Boca horizontal indica un pez que se alimenta en aguas abiertas: típicamente carnívoro.
  • Una boca en forma de ventosa indica un pez principalmente herbívoro al que le gusta rallar madera o algas adheridas a la decoración, generalmente son peces pacíficos y tranquilos.
  • Una boca grande con muchos dientes afilados y curvados hacia atrás implica un depredador carnívoro.

El tamaño de la boca indica el tamaño máximo de alimento que es probable que consuma el pez. Pero hemos visto a juveniles abalanzarse sobre una bolita que es demasiado grande y demasiado larga para su tamaño y logran aplastarla hasta que tiene un tamaño manejable para su boca. Algunos peces tienen barbillas que juegan un papel táctil para encontrar y reconocer presas.

Los ojos

Estos pueden ser móviles o inmóviles, según la especie, y no tienen párpados. Los ojos colocados en la parte superior del cuerpo indican que es un pez de superficie (o, a veces, de fondo). Los ojos grandes indican que es un pez cazador que vive en aguas abiertas. La calidad de la visión de los peces varía según el lugar donde vivan. Los peces de agua clara tendrán buena vista, los peces de agua turbia tendrán mala vista.

¡Algunos peces de cueva pueden incluso ser completamente ciegos (como Anopichthys Jordani)! Sus ojos existen en los juveniles y a medida que el pez madura, una capa de grasa cubre completamente los ojos del animal dejándolo completamente ciego…

Las escamas

Prácticamente todos los peces adultos tienen escamas: estos son crecimientos de piel que se superponen entre sí. Las escamas contienen cromatóforos que dan color al cuerpo del pez. El color del cuerpo puede cambiar según el estrés, las actividades sexuales o simplemente para camuflar a los peces. El brillo del pez viene dado por la presencia de cristales en las escamas que reflejan la luz. Sucede que la coloración de los juveniles es muy diferente a la de los adultos, por lo que es posible creer en especies diferentes. Las escamas, contrariamente a lo que pudiera pensarse, no son impermeables al agua ya las sustancias químicas disueltas en ellas.

Un pez saludable está cubierto con una sustancia viscosa y transparente llamada moco. La función principal de la mucosidad es proteger la piel del pez (y sus escamas): parásitos, productos químicos, arañazos… Pero también ayuda a la navegación al reducir la fricción entre el agua y el pez.

Respiración

Las fosas nasales de los peces se utilizan principalmente para respirar y saborear. El agua entra por la boca o las fosas nasales y sale por las branquias (aberturas de los párpados). Los opérculos protegen las branquias. Las branquias son la principal fuente de oxígeno de los peces. Pero los peces también respiran a través de su piel. Las branquias están formadas por láminas muy vascularizadas (con muchos vasos sanguíneos), de ahí su color rojo intenso. Es un órgano muy potente que consigue captar hasta el 80% (en algunas especies) del oxígeno del agua. 

De hecho, es muy importante que las branquias sean eficientes ya que el agua contiene solo un uno por ciento de oxígeno, que es muy poco. Algunos peces que viven en aguas estancadas también han desarrollado un órgano auxiliar llamado laberinto que también les permite respirar en la superficie del agua: estos peces deben tener libre acceso a la superficie (se deben evitar demasiadas plantas flotantes).

Ósmosis

Una especificidad importante a tener en cuenta es la relación osmótica entre el agua y los peces. La ósmosis es un fenómeno físico que hace que el agua circule desde el medio menos concentrado hacia el medio más concentrado. Esto implica que, en el caso de nuestros peces de agua dulce, el agua del acuario pasa constantemente por el cuerpo del pez, que la rechaza a través de su vejiga. Así, los peces de agua dulce beben poco porque están naturalmente hidratados. Los peces de mar, en cambio, sufren el fenómeno contrario: beben mucho y rechazan poca agua. De hecho, al estar el agua de mar más concentrada que el cuerpo del pez, el pez de mar tiende a deshidratarse fuertemente.

La vejiga nativa

Los peces se mueven por ondulaciones de su cuerpo. Eligen su dirección gracias a las aletas que también sirven como estabilizadores. Otro dispositivo, la vejiga Natoire, permite a los peces elegir fácilmente la profundidad del agua en la que desean nadar. Es un apéndice del tracto digestivo que se infla o desinfla con gas a voluntad, lo que también le permite estabilizarse a una profundidad constante: el empuje del gas cancela entonces el peso del pez en el agua. También hay peces que utilizan esta vejiga para emitir sonidos. El balance de peces se logra mediante sensores ubicados en el oído interno.

Los «seis» sentidos de los peces

Los peces tienen un esqueleto que soporta músculos y órganos. El corazón suministra sangre a las diferentes partes del cuerpo. Los peces, al igual que los humanos, tienen seis sentidos: vista, oído, olfato, tacto, gusto, así como el sentido vibratorio que los humanos no tenemos.

Los «olores» y sabores

La percepción de los olores (sustancias químicas disueltas en el agua) se realiza mediante pequeños sacos olfativos colocados debajo de las fosas nasales. Los receptores del gusto se encuentran, por su parte, en la boca y los labios, pero también en las barbillas y, a veces, incluso en las aletas.

La vista

Los peces tienen principalmente una visión monocular con un área binocular pequeña que les dificulta juzgar las distancias. Por otro lado, tienen buena percepción de los colores y tienen una visión clara de su entorno pero son miopes. Su visión es clara hasta un metro. Tienen un gran campo visual en todas las direcciones.

El tacto

El sentido del tacto de los peces no está muy desarrollado y se localiza por todo el cuerpo y la boca pero también en ciertos crecimientos: aletas, barbillas, filamentos, probóscide…

El oir

Prácticamente inexistente, la audición se sustituye por la sensibilidad a las vibraciones. Así, algunos peces son sensibles a los golpes que se dan en el cristal del acuario oa los sonidos fuertes oa la música que suena en la habitación donde se encuentra el acuario. Estos peces pueden estar estresados ​​y conmocionados por tales vibraciones.

Variaciones de presión

Sin embargo, para muchas especies la vista no es imprescindible: este es el caso de las especies que evolucionan en aguas negras o turbias. Aquí es donde entra el sexto sentido. La ubicación de este sentido es en la línea lateral que consta de canales internos abiertos al exterior a través de poros. Estos canales son el asiento de los receptores sensoriales sensibles a las variaciones en la presión del agua. Por lo tanto, están informados de los movimientos del agua provocados por otros animales, pero también de los ecos resultantes de su propio movimiento: este sexto sentido es un pequeño sonar. La línea lateral es visible en la mayoría de los peces: desde el opérculo hasta el pedúnculo caudal.

Publicaciones Similares

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.